Me ha venido el dato a la memoria.

 

Mi querida Señora María Rosa.

Su carta del otro día me ha dejado con las ganas de saber más. Le aviso que en estos días he hecho uso de mi memoria y ahora le voy a relatar algunos datos de gentes que se me vinieron a la cabeza en el ejercicio de recordar. Me siento inquieto con la memoria, no por no tenerla, sino porque al usarla recojo y me recreo en ella, me inquieta descubrir lo que ya sabía y tenía en un cajón olvidado. Es por eso Señora mía, que me inquieto, me retraso porque me acelero. Y no me atrevía a insistirle para que usted se inquietara y se acelerara porque a usted no le puedo pedir que se retrase viendo lo que tiene de trabajo atendiendo a tanta gente.

Yo recuerdo de sobrinos al menos cinco. Algunos varones y otras mujeres. Les dejé por escrito y en una notaría de La Habana, las instrucciones precisas para que actuaran según mi voluntad en el momento preciso de mi falta perpetua.

Si busca en documentos, de notarios y otros registros, encontrará sus nombres y quizás sus señas. Sería importante que lo hiciera pronto, porque yo no me resigno a saber que fue de esa gente que si bien, no puedo decir que amé, porque apenas conocí, si aseguro aquí que me importaron lo suficiente para considerarlos muy queridos.

De todos supe alguna cosa por cartas y en las visitas que hice a la Casa cada año que pude, que fueron bastantes, pero ya le avisé que cuando iba, me iba. Porque siempre noté el comentario, la comidilla y un nosequé que me incomodó la visita. Eran cosas de ese tiempo, de poco saber comprender o de no querer hacerlo o yo que sé. Pero mis visitas con Ygnacia fueron siempre para casi todos ellos la visita “del Indiano y su Mulata” y supongo que no hará falta que me extienda en lo que le quiero hacer suponer.

De todos modos los jóvenes sobrinos veían estas cosas distinto, se acercaban a mi para solicitarme cuentos de la Habana, aventuras, y algún dinerillo fácil dado por cortesía, por presumir de tenerlo o porque sí.

Yo le quiero pedir, Señora María Rosa, que no se tarde en el encuentro de mis parientes ya lejanos. Que no es capricho mío querer saber de ellos sino necesidad de estar con ellos. Porque, como siempre le digo, sabiendo, acabaré estando. Y eso para mí quiere decir existiendo.

Espero sus prontas noticias. Desde aquí se lo ruego. 

Jesús Millares.

0 Responses to “Me ha venido el dato a la memoria.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Visite nuestro sitio web

Diálogos

A finales del siglo XIX, Jesús Millares, un joven de 14 años marcha a Cuba desde su tierra natal, Vilela, en Galicia, en busca de mejor fortuna.

Muchos años más tarde, ya en su madurez, regresa a la aldea adquiere un extenso terreno y construye, como tantos indianos de la época, una casa grande. En ella invierte parte de su fortuna y toda su ilusión. Al pueblo llega con “La Mulata”, una cubana que causa, como mínimo, estupor y ruboriza a las gentes del lugar.

Jesús Millares va y viene de Cuba a Vilela, una vez al año. Por eso acaba siendo conocido por el mote “Don Año”, en gallego “Don Ano”. La casa será conocida desde entonces como Casa Donano.

Entrado ya el siglo XX, con la casa terminada, Jesús Millares fallece, sin hijos, en La Habana. Sus parientes y "la Mulata" heredan la casa y las tierras.  Con los años y los avatares de los tiempos difíciles, las guerras y otros errores, acaban partiendo el lugar y malvendiendo la casa. Es adquirida primero por unos, luego por otros.

En 2006, una catalana de Barcelona, María Rosa Fisas, que también es indiana caribeña, esta vez por Venezuela, conoce la casa y su historia y se enamora de ella. La adquiere, ya reformada y transformada en el actual hotel. María Rosa le imprime entonces su personalidad coincidente, el tono y el color del Caribe. María Rosa ama La Casa igual que la amó Jesús. Ambos son indianos, ambos fueron capaces de convertir esas fantasías en sueños, esos sueños en ilusiones, esas ilusiones en proyectos y esos proyectos en realidad.

La Casa, es un eje que une a Jesús y a María Rosa, pero no el único.  Ambos son indianos, ambos caribeños, lo que Jesús le debe al carbón, con el que hizo su fortuna, María Rosa se lo debe al  cobre, negocio con el que está vinculada generacionalmente.

Este blog es un homenaje a los sueños que se convierten en recuerdos.  Es un homenaje a aquellos que con su perseverancia, su esfuerzo, su ilusión perpetua, convierten la historia en leyenda,

Trata de unas cartas imaginarias, escritas por los protagonistas, Jesús Millares y María Rosa Fisas, formando un diálogo emocional sobre aquello que les une. La casa, su vida, sus orígenes, sus ilusiones compartidas, sus proyectos, sus compañeros de viaje los huéspedes de Casa Doñano.

Bienvenidos.

Previsión Meteorológica

Vea aquí la previsión del clima para los próximos días en Casa Doñano

Encuéntranos en Facebook

Únase a nuestro club de fans en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: