Descubrimiento

 

Querida María Rosa.

No sé si nunca se podrá dar cuenta de la ilusión que ha puesto en esta nueva vida mía. Ya me parecía que el mundo me negaría,  para el eterno siempre, la maravilla de ver que nada  fue en vano. Me había resignado  a amar la casa yo sólo, sin atreverme a pensar que nadie, y menos alguien como usted, pudiera amarla como yo.

Se lo daría todo y no tengo nada más que mi recuerdo para ofrecerle. Tengo miedo que no sea bastante. Yo quisiera para usted la felicidad que previera para mí y que el infortunio de la distancia  en el mal momento escogido para mi marcha final me ha impedido.

A usted, que sabe el valor de los recuerdos, que conoce  el dolor de la añoranza, que ha vivido el pesar del no poder, le pido que acepte estos recuerdos míos, encontrados en los rincones más escondidos de Nuestra Casa, como prenda de sus cuidados, de sus mimos, de su cariño. Cada uno de ellos está lleno de mí.

Contésteme pronto. La espero.

 

Jesús Millares

 


1 Response to “Descubrimiento”


  1. 1 Seema Mahmood 22/05/2009 a las 15:57

    Pocas veces encuentro una manera de explicar las emociones más acertada que esta. Me encuentro muy lejos de casa. Estoy en Congo y mi familia en New York.
    Creo que el tiempo y la distancia no son otra cosa que barreras que se pueden vencer con los sentimientos.
    Estas palabras de Jesús tienen magia para vencer esos inconvenientes.
    Maria Rosa estará orgullosa de tener un amigo tan especial como Jesús.
    Los que te conocemos, querida Maria Rosa, sabemos como sientes con todos. Eres un gran anfitriona porque das siempre todo. Y Jesús Millares se ha dado cuenta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




mayo 2009
L M X J V S D
    Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Visite nuestro sitio web

Diálogos

A finales del siglo XIX, Jesús Millares, un joven de 14 años marcha a Cuba desde su tierra natal, Vilela, en Galicia, en busca de mejor fortuna.

Muchos años más tarde, ya en su madurez, regresa a la aldea adquiere un extenso terreno y construye, como tantos indianos de la época, una casa grande. En ella invierte parte de su fortuna y toda su ilusión. Al pueblo llega con “La Mulata”, una cubana que causa, como mínimo, estupor y ruboriza a las gentes del lugar.

Jesús Millares va y viene de Cuba a Vilela, una vez al año. Por eso acaba siendo conocido por el mote “Don Año”, en gallego “Don Ano”. La casa será conocida desde entonces como Casa Donano.

Entrado ya el siglo XX, con la casa terminada, Jesús Millares fallece, sin hijos, en La Habana. Sus parientes y "la Mulata" heredan la casa y las tierras.  Con los años y los avatares de los tiempos difíciles, las guerras y otros errores, acaban partiendo el lugar y malvendiendo la casa. Es adquirida primero por unos, luego por otros.

En 2006, una catalana de Barcelona, María Rosa Fisas, que también es indiana caribeña, esta vez por Venezuela, conoce la casa y su historia y se enamora de ella. La adquiere, ya reformada y transformada en el actual hotel. María Rosa le imprime entonces su personalidad coincidente, el tono y el color del Caribe. María Rosa ama La Casa igual que la amó Jesús. Ambos son indianos, ambos fueron capaces de convertir esas fantasías en sueños, esos sueños en ilusiones, esas ilusiones en proyectos y esos proyectos en realidad.

La Casa, es un eje que une a Jesús y a María Rosa, pero no el único.  Ambos son indianos, ambos caribeños, lo que Jesús le debe al carbón, con el que hizo su fortuna, María Rosa se lo debe al  cobre, negocio con el que está vinculada generacionalmente.

Este blog es un homenaje a los sueños que se convierten en recuerdos.  Es un homenaje a aquellos que con su perseverancia, su esfuerzo, su ilusión perpetua, convierten la historia en leyenda,

Trata de unas cartas imaginarias, escritas por los protagonistas, Jesús Millares y María Rosa Fisas, formando un diálogo emocional sobre aquello que les une. La casa, su vida, sus orígenes, sus ilusiones compartidas, sus proyectos, sus compañeros de viaje los huéspedes de Casa Doñano.

Bienvenidos.

Previsión Meteorológica

Vea aquí la previsión del clima para los próximos días en Casa Doñano

Encuéntranos en Facebook

Únase a nuestro club de fans en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: