El fin del verano.

Al fin encuentro unos minutos para contarle, aunque brevemente, cómo van las cosas por aquí, por este tiempo.

Ya damos por terminada la temporada de verano. Han sido muchos, cientos, los pasajeros de la Casa que han disfrutado de desayunos, almuerzos, cenas, paseos, charla, tertulia y cama.

Este veranos no he podido hacer todo lo que quería,  la mala pata de ese quiebro en el día de San Juan quiso limitarme la movilidad, pero ya ve que “la cuadrita” ha sido mi refugio y el de mi silla de ruedas, ya abandonada afortunadamente.

También han sido muchos los que han preguntado por usted. Ya les he explicado yo que usted anda también de ferias y viendo el mundo desde allí donde usted lo ve.  Todos disfrutan con sus historias y leyendas, participan en la Casa de sus cosas viéndolas y tocándolas, como si fueran juegos.

Le echo de menos, me gustaría que de nuevo compartiera usted conmigo y con los que nos leen estos relatos lejanos y divertidos con los que nos entretiene de vez en cuando. No tarde mucho en contestarme y en ampliar ese catálogo de leyendas suyas por favor. Ahora vivo la ilusión de que va a llegar el hermoso otoño con esos colores y olores cambiantes que cada día nos va  a regalar esta tierra. El otoño está vivo y se nota por eso, porque cada día es de un color y un olor nuevo. El otoño es para olvidar el amor de verano.

Le estoy esperando. No se tarde tanto.

María Rosa

El otoño es para olvidar el amor de verano.

El otoño es para olvidar el amor de verano.

About these ads

1 Response to “El fin del verano.”


  1. 1 RAQUEL CASAS 06/10/2013 en 10:15

    Que sensibilidad…. estas cartas me llevan a que un días muy pronto visitare sus recuerdos…. Son literatura pura.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




septiembre 2009
L M X J V S D
« ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Visite nuestro sitio web

Diálogos

A finales del siglo XIX, Jesús Millares, un joven de 14 años marcha a Cuba desde su tierra natal, Vilela, en Galicia, en busca de mejor fortuna.

Muchos años más tarde, ya en su madurez, regresa a la aldea adquiere un extenso terreno y construye, como tantos indianos de la época, una casa grande. En ella invierte parte de su fortuna y toda su ilusión. Al pueblo llega con “La Mulata”, una cubana que causa, como mínimo, estupor y ruboriza a las gentes del lugar.

Jesús Millares va y viene de Cuba a Vilela, una vez al año. Por eso acaba siendo conocido por el mote “Don Año”, en gallego “Don Ano”. La casa será conocida desde entonces como Casa Donano.

Entrado ya el siglo XX, con la casa terminada, Jesús Millares fallece, sin hijos, en La Habana. Sus parientes y "la Mulata" heredan la casa y las tierras.  Con los años y los avatares de los tiempos difíciles, las guerras y otros errores, acaban partiendo el lugar y malvendiendo la casa. Es adquirida primero por unos, luego por otros.

En 2006, una catalana de Barcelona, María Rosa Fisas, que también es indiana caribeña, esta vez por Venezuela, conoce la casa y su historia y se enamora de ella. La adquiere, ya reformada y transformada en el actual hotel. María Rosa le imprime entonces su personalidad coincidente, el tono y el color del Caribe. María Rosa ama La Casa igual que la amó Jesús. Ambos son indianos, ambos fueron capaces de convertir esas fantasías en sueños, esos sueños en ilusiones, esas ilusiones en proyectos y esos proyectos en realidad.

La Casa, es un eje que une a Jesús y a María Rosa, pero no el único.  Ambos son indianos, ambos caribeños, lo que Jesús le debe al carbón, con el que hizo su fortuna, María Rosa se lo debe al  cobre, negocio con el que está vinculada generacionalmente.

Este blog es un homenaje a los sueños que se convierten en recuerdos.  Es un homenaje a aquellos que con su perseverancia, su esfuerzo, su ilusión perpetua, convierten la historia en leyenda,

Trata de unas cartas imaginarias, escritas por los protagonistas, Jesús Millares y María Rosa Fisas, formando un diálogo emocional sobre aquello que les une. La casa, su vida, sus orígenes, sus ilusiones compartidas, sus proyectos, sus compañeros de viaje los huéspedes de Casa Doñano.

Bienvenidos.

Previsión Meteorológica

Vea aquí la previsión del clima para los próximos días en Casa Doñano

Encuéntranos en Facebook

Únase a nuestro club de fans en Facebook

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: